Mis mentoras no virtuales y un anuncio emocionante

Follow my blog with Bloglovin


Me encanta contarles de las mujeres que encontré en la web y que me inspiraron a encarar mi empresa con una identidad profesional, aprendiendo a disfrutar de las partes más divertidas y a no descuidar las partes aburridas e indispensables.

Esta es la primera y acá la segunda parte (todas ellas son súper recomendables y lectura indispensable si emprendés y te gustan los buenos consejos)

Pero mucho antes de los triple doble ve  y los punto blogspot yo había accedido a un inmenso tesoro de conocimientos, costumbres, recuerdos y varios tics (o TOCs) que conseguí de un trío de expertas que -cada una en su propia área- supo entrenarme a su manera y casi me atrevería a decir que me "están sacando buena".

Como octubre recuerda a las mamás de Argentina, yo no podía dejar de hablar de estas súper damas, expertas en influir e inspirar. Ellas son: mi abuela (mamá de mi mamá), mi mami y mi hija. Se imaginarán que sólo me queda decir que seré una estudiante eterna, porque cada día descubro que necesito aprender mil cosas más, a ser hija y a ser mamá ¡todos los días! Y como también yo voy cambiando, las lecciones son cada vez más duras, pero a la vez más satisfactorias.

¿Qué aprendí?


Mi abuela y mi mamá.

Mi abuela me enseñó a cocinar con amor. Me enseñó que siempre hay tiempo para tomar un helado (o dos), a pasear caminando despacito en ciudades grandes por calles llenas de gente loca y apurada. A valorar muy, pero muy en serio a mi familia, a disfrutar del tango en la radio, de las meriendas con tostadas y a mirar fotos -viejitas o nuevas- para conocer y recordar. Por ella también aprendí que es posible extrañar hasta que duele y ser feliz a la vez.

Mi mamá es mi ejemplo y... ¡mi antítesis! Tiene infinidad de amigas y se casó con el hombre más huraño que existe. Su capacidad para convertir en oradores a los más mudos no tiene fin. Experta en finanzas y malabarista de la economía hogareña en los momentos más duros. Me enseñó a amar a Dios, a recordar que las personas son más valiosas que cualquier cosa o situación, que las dificultades y las falencias son puentes para desafiarnos, que mi trabajo vale y que soy yo quien debe decidir cuánto... También me mostró que no está mal decidirse por hacer grandes cambios cuando las fuerzas -o las ganas- dicen stop.

Y por último: la primera, mi princesita de ocho años y manos inquietas. Gracias a ella me di cuenta que puedo ser una mejor persona cada día, dando importancia a valorarme y cuidarme.
Me recuerda mis sueños, mis promesas, cada palabra ahora es un documento y aprendí a hablar con seriedad (no de la aburrida, sino de la que tiene peso y pasa la prueba del tiempo) Desde hace ocho años, todo lo que hago "lo veo casi en espejo" porque ella siempre aprendió muy rápido y eso de que los adultos enseñamos con el ejemplo les juro que es muy duro, una responsabilidad fulera de encarar. Ella me enseñó que puedo decidir amar inmensamente a alguien, aunque sea súper chiquita y jamás nos hayamos visto y aunque pasen muchos meses hasta saber cómo será estar juntas. Eso. Ella me enseñó de amor y creo que voy aprendiendo, creo que me hace mejor persona, mejor mamá.


Mi princesita feliz.


Con estas personas a mi lado (mi abuela en mi corazón, mi mamá de vecina, y mi hija siempre metida entre mis materiales de oficina) fue que me preparé para una semana súper especial, porque por fin iba a anunciar a los cuatro vientos... ¡La fecha del lanzamiento de mi primera línea de productos que son mi sueño más esperado!

Pero la vida tiene sus vueltas y lo que siguió se puede resumir perfectamente en las palabras de Remy (Rattatouille*) "Lo único predecible de la vida es que es impredecible" Y así fue como mucho de lo que podía complicarse, se complicó. En resumen: tuve una de las peores semanas. (No sé si Instagram ya es una obsesión, pero miro mi galería y parece como si las imágenes de estos últimos días fueran melancólicas y deslucidas, bah, locuras mías)

Acto seguido, conté hasta diez (varias veces) tratando de no olvidarme que las cosas que realmente queremos, aunque cuesten, hay que ir a buscarlas, por eso acá estoy, presentándoles con mucho orgullo (emoción, rodillas tembleques y el pulso acelerado) el anuncio que quise promocionar desde hace muchísimos años y que hoy por fin me lleva a desafiarme por completo: poniéndole fecha a un sueño♥...

Proyecto Filigrana - anuncio - Papercut
¡¡¡Síííííííí!!! ¡En diciembre tiramos la casa por la ventana!



Así que ya saben, de a poco estaré presentando por las redes los adelantos de mis cuadernos y álbums artesanales, agendas y algunas cositas más ¡♥! Además voy a contarles dónde y cuándo exactamente saldrán a la venta (estoy definiendo lugar... físico o virtual ¿?)

Y mientras sigo emocionada (y muerta de pánico) aprovecho para meterme de lleno en una nueva semana repleta de desafíos que se superan y de sueños locos que se cumplen. ¡Hasta pronto!

¡¡♥♥♥!!


*Pst! Tal vez un día hable de Remy, el chef ratita, protagonista de Ratatouille, que está en mi lista de películas favoritas (sin considerarme rata ni chef, je, je, aunque suene muy tonto, pero me encanta sólo por amor al arte...)

6 comentarios

  1. Vani que alegría!!!!!!!!!!!!!!!
    Me encantaron las buenas nuevas y te deseo toda la felicidad del mundo con este emprendimiento. Sos muy talentosa y será genial expandir ese talento para que todas podamos tener un pedacito en casa :-)
    Abrazoooooo y go go gooooooo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hoy, lloro... Seguro...
      Pero de súper contenta: contrarrestando con fuerza al cuiqui que siento, pero que ya domino bastante y hasta puedo ignorarlo (a veces, je)
      Cin, me alegra tanto que con todo lo que hacés, con tu familia y la movida que tenés te tomes el tiempo de saludarme y darme ánimos (¡y además me tirás flores!) sos divina y te súper, súper agradezco ¡¡♥♥♥♥♥♥!!

      Eliminar
  2. Aaah pero qué lindo post Vaniii !! Confieso que me emocioné!!! Con tanto amor para dar te va a ir super, recontra bien!!! Te lo merecés!! Espero ansiosa ese lanzamiento!!! Abrazo fuerte!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Stella, sos tan dulce! Qué lindas palabras, mil gracias ...espero estar a la altura de las espectativas o al menos pasarla lindo y ustedes también, ja, ja.
      ¡¡Te mando un abrazo gigante!!

      Eliminar
  3. No entiendo por qué no dejé un comentario acá, recuerdo haber leído tu post en el ipad y haberme puesto muy feliz con tus buenas nuevas. Falta cada vez menos y me imagino que estás a full para tener todo listo, así que no puedo menos que agradecerte el tiempo que te tomás para pasar por mi blog, o para dejar lo tuyo en instagram. Todos tus adelantos hasta ahora han sido hermosos; estoy segura de que te va a ir maravillosamente.

    Y Ratatouille es también una de mis películas favoritas. Amo a Remy.

    Un besote y muchos éxitos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias por el ánimo, Ro! Qué lindo todo lo que decís… (no sabía que recibir comentarios así podía ser algo tan súper bonito que terminara alegrándome el día) Y con las cositas divinas que hacés no puedo menos que comentar cada vez que paso por tu blog, es precioso.

      (...y gracias por hacerme el aguante con Ratatouille ;) casi no lo escribo porque me daba cosita que sonara demasiado raro, je, je. Pero esa peli esta llena de material para emocionarme "…las nuevas creaciones, lo nuevo, necesita amigos ...No cualquiera puede convertirse en un gran artista. Pero un gran artista puede provenir de cuaquier lado..." )

      ¡¡Mil besos, Ro!!

      Eliminar

© Proyecto Filigrana