¿QUIÉNES?



A Proyecto Filigrana la formamos entre varios:

Primero está Papito Dios (que nos tiene una paciencia infinita!) y gracias a Él somos y seguimos...

También está Pablo, mi esposo. Él es un papá enamorado de su princesita. Paciente, sabio, transparente, motivador. Es quien me saca a bailar a la hora de la siesta para verme reir y es el hombre de mis sueños...

Y Paulina, nuestra princesita creativa. Inventora de cuentos y artista multifacética, se toma en serio cada charla y siempre tiene un comentario (o dos... o tres) para aportar. Ella es, sin tener idea, mi mejor maestra para impulsarme cada día a superar mis miedos y afrontar vuelos nuevos.



A veces andan por este sector (¡y por todos lados!): Morena, nuestra “eterna cachorra”, ya que parece no reconocer el paso del tiempo y quiere seguir jugando como el primer día que llegó a casa. Y Tofi: una cobaya temperamental, amante de los tomates cherry y los abrazos de Pauli.

Y presentes siempre, está también nuestra familia: enorme, ruidosa, laburadora. Llena de batallas ganadas y algunas derrotas que ya no son... Siempre llena de futuro, de fuerzas y de nuevas metas.

Todos ellos están en los recuerdos que me dieron y me dan. Están en las charlas, las comidas de mesas enormes, llenas de ruido y risas. En las fotos de la polaroid, la música de los casettes. Están en las flores secas dentro de los libros, las tarjetas de cumpleaños hechas con témpera y brillantina, los teatros de títeres detrás de un sillón, en los juegos de mesa que resurgían con los cortes de luz. Están en los fines de semana, en las vacaciones, en los días de viento y tierra, en el paso del tiempo y en este camino de hacernos grandes y seguir juntos...

Me llamo Vanina y quisiera mostrales algunas cosas lindas que fui creando y descubriendo. Pasen y vean, están en su casa...



/
© Proyecto Filigrana