Detalles en días grises.

3.8.18


Volver a empezar no siempre es "empezar desde cero" a veces es "empezar desde menos tres, ó menos cuatro, ó menos...
Estuvimos ausentes por mucho tiempo y reponiéndonos de un revés que, personalmente, me consumió la cabeza (el bolsillo) y el ánimo por demasiados meses.

Para resumir, y evitar dramatismos novelescos...
Les comento que hace más de un año, mi inocente empresita confió demasiado en un proveedor que me desesperó por meses para finalmente confirmar su falta de profesionalismo y regalarme un par de másters en "Reflote a puro pulmón" y "De moralejas también se come".
Una experiencia fea y súper tonta que dolió mucho y puso a prueba todo. TODO.

De a poco fuimos avanzando y no bajamos los brazos. Gracias a Dios pudimos mantener las manos ocupadas y el corazón tibiecito con el cariño de los clientes que nos siguieron contactando a pesar de tener las redes en estado de coma ¡gracias!

En esos días cargamos pilas metidos en el taller de chapa y pintura de mi papá "inventando" algunas herramientas y fabricando muebles enormes que pudieran soportar mucho peso de cartón y papeles. Como estábamos obligados a reformular algunos procesos, al final, ésto nos permitió organizar mejor las líneas de productos y refinar varias técnicas. ¡Hasta nos animamos a dar nuestro primer taller de Papelería Creativa! Costó, pero nos esforzamos y logramos llegar con aliento hasta hoy.

Héroes y tesoros
Ojo que en el camino también disfrutamos muchísimo al descubrir proveedores de los buenos y confiables ¡mis héroes! Personas honestas que valoran lo que hacen, que alegran el alma y llevan mucha luz para mirar con mayor confianza hacia el futuro.

Además nos encontramos cara a cara con otros emprendedores para admirar, escuchar, aprender y compartir experiencias mientras descubríamos el tesoro inmenso (¡gigante!) que se esconde en la interacción con gente bonita que también decidió "dar el salto" y emprender.

Y hoy, finalmente vuelvo al blog, trayendo algo de nuestros papeles y nuestras historias.
Y una de esas que tengo muchas ganas de contarles es acerca de la decisión que nos cambió la vida en los últimos meses: Pablo, mi esposo, ahora me acompaña full time en Proyecto Filigrana (¡channnn!) Pero esa es una historia linda y enorme que merece más detalles y prometo contarles muy pronto.

Como esto recién empieza (...otra vez) les pido que me tengan un poquito más de paciencia mientras voy acomodándome al ritmo cada vez más acelerado de las redes, de la empresa, de los días ¡y de la vida! Porque todo se pone muy loco pero es una locura de las lindas: volvemos a remontar vuelo y, de a poco, vamos sintiendo calma en el pecho mientras el viento empieza a soplar a favor... ¿Se siente lindo, no?

Ésta es una de las frases que más nos gusta. los detalles nos importan y es ahí donde nos gusta enfocarnos:
En los detalles que muchas personas geniales tuvieron con nosotros, en los detalles que nos alegraron los días grises y en los que queremos crear cada día. 
Cerrar un etapa
Comencé a redactar esto hace algunos meses y por acá había un par de párrafos muy rencorosos y asustados.
Pero eso es lo hermoso de escribir: cuando releés tus propias palabras es como si te miraras en un espejo y a veces pasa que no te gustás, no te querés así, porque no sos eso. Pero entonces te das la oportunidad de "crecer" (con lo que cada uno crea que eso significa) y podés hacer control z, respirar profundo, volver a recordar lo valioso y tipearte un futuro diferente.

Gracias por dejarme confiar en ustedes para dejar estas palabras (y este deshaogo, porque... cambiar muebles de lugar y sobretodo escribir son mi mejor terapia) Gracias por acompañarme en todo esto que va tomando forma y me asusta tanto como me apasiona ¡Gracias!

No hay comentarios.

Tiempo de buenos sueños

30.1.16


El año pasado aprendí mucho en lo laboral y me di cuenta que para mí no hubo demasiada diferencia entre “saber aprovechar una buena oportunidad” y “meterme de cabeza en una desastrosa mala decisión” …disfrazada de oportunidad.

Bueno, obviamente sí hay diferencia, pero en mi caso, con las oportunidades aprovechadas:
Crecí; aprendí; me sentí movilizada y me hizo seguir atenta a nuevas oportunidades.
Y con las malas decisiones:
Crecí …de golpe; aprendí …por las malas; me sentí movilizada …imposible no reaccionar; y me hicieron seguir atenta a nuevas oportunidades (la esperanza es el primero y el último recurso)
Supongo que la gran diferencia está en lo evidente: una de las dos situaciones se disfruta mucho (¡mucho!) más que la otra y el estrés es delator.



En 2015 tomé una palabrita para encarar el año, fue “oportunidad” y creo que fue realmente acertada. Me crucé de vereda para evitar desaprovechar cada situación que cruzó por mi vida y dejar de ser espectadora mientras tomaba una actitud más activa en mi mundito laboral. Me hace feliz saber que logré montones de lindos recuerdos de los más variados colores y que los momentos más desabridos fueron pocos y sencillos de dejar atrás.

Finalmente llegué a este 2016 con el cuerpo un poco cansado, las ideas frescas, la alegría intacta y una montaña de aprendizaje bien ganado (¡ufff!).  Este año mi palabra es “prioridades”, porque no puedo dejarme distraer de lo que me rodea y me llena, eso que poco se deja ver en las publicaciones o en el papel: mis amores.

Sé que aprendí, sé que todavía no sé nada ; ) y sé que esto recién empieza ¿no? Pero yo ya hice mi tarea de cambio de año:  a examinar cada experiencia vivida, a conservar lo bueno y a vivir lo mejor… Basta de correr por correr, mi tiempo – tu tiempo- es hoy ;)

"No corras más, tu tiempo es hoy"  L.A.Spinetta
Las imágenes son de algunos de los detalles de nuestra Mini Agenda 2016 “Buenos Sueños” y tiene que ver con esta idea de aprender a cruzar de vereda, conservando lo bueno que vivimos y sin perder de vista el camino.


No hay comentarios.

Hacer por hacer y el caso de la cintura extraviada

30.10.15


Se enciende el proyector y de repente veo una montaña de imágenes de una mujer parecida a mí y yo me quedo congelada…

En realidad me quedé algo deprimida, porque esa que veía era yo,  pero con varios kilos menos y buena apariencia (digamos que tenía mejor peinado además de “ropa simpática/linda” y no unos trapitos viejos).  Se trataba de días con la familia, mirando fotos y videos viejitos…

Tarjeta personalizada - Proyecto Filigrana


Reconozco que me falta moverme más (mucho más, muchísimo más… ¡MAAÁS!) y comer más sano, etc., etc. y que el tiempo nos pasa a todos pero, evidentemente, esta vez se las agarró conmigo.

Esa noche miré el lío en que sigue mi casa y me fijé en mi lugar de trabajo: miré mi mesa, mis herramientas y todo ese espacio que me tiene ocupada desde hace meses. Miré a mi hija y a mi esposo y recordé aquellas fotos y los momentos que estaba viviendo en esos días. Fueron días con cosas lindas y otras más complicadas, días en los que yo me veía más “bonita” según los estándares, pero era una mujer insensible al futuro y sin entusiasmo.

No era una persona deprimida o hipócrita, sencillamente vivía resignada porque no encontraba claridad en lo que hacía y mi rumbo laboral era un nudo de intentos, temores y derrotas. Tenía las manos ocupadas, como ahora, pero no trabajaba, sólo “hacía”.

Cuadernos personalizados - Proyecto Filigrana

Hoy puedo decir que a mis kilos extra les sumé una buena dosis de objetivos y un formato laboral que me hace feliz. Desde afuera todo parece igual -o peor, si nos centramos en la desaparición de mi cintura- pero entre tantas cosas que intento aprender, definir y desarrollar tengo la alegría enorme de irme a dormir cada noche con las manos cansadas, la cabeza llena de situaciones para resolver y papeles para cortar, doblar o coser, pero también termino el día haciendo lo que me gusta y lo que elegí, termino cada día teniendo …paz.

Tal vez por fin llegue el lunes (tan necesario) donde empiece a hacer dieta y ejercicio, pero mientras tanto me alegra tener mejores logros que el de “un pantalón que me entra”. Tengo expectativas renovadas para un presente y un futuro bonito y, en especial, recuerdos invaluables de mi hija disfrutando una mamá feliz:

(Ella, durmiéndose en el sillón de la oficina) “…voy a dormir, vos seguí,mami. Seguí trabajando, que me encanta verte trabajar”. 

Tarjeta calada - Proyecto Filigrana



***Las imágenes son de algunos productos personalizados que estuvieron en mi mesa de trabajo últimamente: cuadernos y tarjetas.
2 comentarios

Papeles, familia, amor y palabras.

16.9.15


Esta es una historia cortita. Cortita en estatura pero llena de cariño:
Se trata de cuatro nietos chiquititos, chiquititos y de una abuela que disfruta escribir. Lo más curioso es que cada una de esas cuatro personitas nacieron en una estación diferente del año:
En un otoño bonito nació Julia, Isabella llegó un lindo invierno. Después, una primavera cálida vino con Guillermina y en un verano caluroso llegó Benicio.
Y para su abuela, cada una de estas personitas merecía palabras escritas y un espacio que las guarde para ellos… 
Ahí entran en juego mis papeles, con la oportunidad de crear cuatro cuadernos que conserven palabras y mucho amor de abuela.
Éste fue el resultado y el inicio de una nueva serie: “Cuadernos de Estaciones” que tengo muchas ganas de preparar en esta primavera…



  
P.D:  Esa abuela escritora es mi tía Inés y siento un orgullo enorme por haber formado parte de esta historia tan simple que une “familia, papeles, amor  y palabras”


No hay comentarios.

Ideas comestibles

25.8.15



Soy una convencida de que las ideas pueden tener vida propia.

Cuando las gestamos y las hacemos crecer pensamos que son nuestras, que tenemos el control y seguimos nuestro camino ingenuamente sin preocuparnos demasiado. Pero una idea puede perseguirte sin cansarse y sin olvidar para qué llegó a este mundo y también puede ser realmente peligrosa si le damos alas y permiso de volar.


Se preguntarán ¿Y todo esto qué significa? pero sobretodo ¿Qué tiene de "comestible"? 

Bueno, esto empezó en el mes de julio, cuando nos invitaron a participar de una feria con enfoque gastronómico (Madryn al Plato) Teníamos apenas 6 días por delante y al mejor estilo kamikaze, decidimos crear un recetario sin tener idea de lo que hacíamos. A mitad de camino este nuevo librito empezó a pedir a gritos tener muuuucho de que jactarse y (además de contar con ilustraciones preciosas de un recetario muy viejito que perteneció a mi abuela) terminó convirtiéndose en nuestro "Recetario Base", porque su contratapa se podía transformar en base de apoyo al desplegarse para mantenerlo vertical y que así leerlo resulte muy simple al cocinar. 

Los días pasaron y los recetarios empezaron a tomar nuevos rumbos en nuevas manos mientras yo pensaba que todo había resultado genial a pesar de la locura y el riesgo de crear algo con cero tiempo y tanta complejidad, hasta que tuve una enorme sorpresa...

De repente, perdido en en una  montaña de notas abandonadas, me encontré con un papel viejito que tenía mi letra y decía así: "Debería hacer un recetario con un pie o algo que lo sostenga parado..." y un par de macanas más ¡UAU! Ahí estaba toda la idea anotada, detallada ¡¡y abandonada!! en una pila de papeluchos y no puedo ni siquiera imaginarme cuándo lo habré escrito. 



  
Por eso creo firmemente que una idea puede tener vida propia.

A veces pasa que la ignoramos o le tenemos poca fe y preferimos abandonarla por ahí. Pero otras veces cedemos a su persistencia, a su llamado incansable y empezamos a recordar por qué está aquí y entonces -si prestamos atención- puede suceder algo tremendo: de repente nuestra mirada cambia para darnos cuenta ...para pensar que dejar el suelo es posible y salimos a volar con ella.





 Imágenes de nuestro Recetario Base
Con estructura desplegable de lectura
+ tapas ilustradas con gráficos llenos de historia
+ páginas para: 
Notas,
Recetas (¡obvio!)
y Plan B (no tan obvio) 


***Mil disculpàs si el blog se ve "raro" en estos días, pero estamos preparando todo para darle una nueva imagen.

No hay comentarios.

La revolución fue por dentro.

8.7.15




Hace algo más de un año recibía uno de los mejores regalos. Un regalo de esos que combinan lo que deseás y lo que necesitás en la medida exacta: se trataba de mi propio dominio.

¡¿Y por qué una cosa como esta podría ponerme tan feliz?!

Bueno, resulta que en algún momento de mi historia lo que quería hacer se combinó con lo que podía hacer y con lo que me convenía hacer y así, de repente supe que todo eso me ponía feliz y necesitaba un nombre, así nació Proyecto Filigrana.

…y este blog pasó a ser su base de comando o centro de acción. 

Proyecto Filigrana - cuaderno Mara patagónica


Mayo también era el mes de mi cumpleaños así que supongo que mi esposo se vio entre la espada y la pared, afrontando aquello de lo que habla la famosa (y adaptada) frase de "si no puedes contra ella, únetele". Para él ya no había marcha atrás y sólo quedaba ponerle el pecho a lo que viniera. Me regaló mi anhelado .com y me dio más razones para seguir amándolo (y complicándole la vida un poquito más ¡ups!)

Proyecto Filigrana - cuaderno mara patagónica




Y así pasó ya más de un año de locuras acompañadas de textos e imágenes que me hicieron replantearme mil cosas, avergonzarme de varias y anhelar muchas otras.

¡Sí, señoras y sí señores! Ésta es mi vergonzosa forma de iniciar un pedido de disculpas por desaparecer sin dejar demasiados rastros intentando evitar darles una excusa patética basada en caos personales que poco tuvieron que ver con papeles bonitos y creaciones artísticas. Así que no tengo nada consistente que decirles para excusarme, sólo que finalmente mi mayo fue revolucionario en serio, pero no del modo que tal vez pensaban (ni que yo imaginaba). Además estuve revisando el lugar al que se dirige mi trabajo… mejor dicho: "nuestro trabajo" porque el hombre del que les hablaba antes no tenía idea que cuando dijo "Sí, acepto" y "¡Listo! Ya tenés tu .com" en realidad se estaba metiendo en una montaña rusa repleta de curvas muuuuuy cerradas ;)

Proyecto Filigrana todavía no terminó de definirse. Nosotros vamos creciendo a la par de ella, intentando saber qué necesita y qué necesitamos. Rebuscando materiales y maquinarias nuevas (pensando que podremos manejarlas súper-pro aunque no tengamos ni idea, je…) inventando soluciones y sacando de nuestras cabezas mil diseños que necesitan llegar al papel.

Estamos en eso.

Estamos aprendiendo a encontrar ese "lugar feliz" entre lo que nos hace felices a nosotros y lo que los hace felices a ustedes, nuestro público. Es un camino raro y no dejamos de capacitarnos para resolver todos los obstáculos con cabeza de empresa y corazón de artistas.

Proyecto Filigrana - cuaderno libreta tarjetas




Así que gracias por cada detalle de amor que tuvieron con nosotros, que tuvieron conmigo :,) Porque pasar por acá, poner un corazón en Instagram o cualquier señal de vida que demostraron fue un mensaje de cariño especial y dulce que nos mantiene en marcha. Gracias y esperamos responderles con esperanza de nuevas metas y muuuucho cariño empapelado ♥. 


*Imágenes de nuestro nuevas tarjetas, libretas y cuadernos.
**Mil disculpàs si el blog se ve "raro" en estos días, pero estamos preparando todo para darle una nueva imagen. 


  
No hay comentarios.

¡Todas podemos!

17.4.15


¿Recuerdan que una vez les hablé acerca de mi casa enconstrucciónhacesiglos? Bueno, les aseguro que a veces esto puede ser demasiado frustrante: Sacar una foto esquivando ese rincón de la pintura descascarada o esa mancha de humedad (sí, estamos en medio de un caos acuático insoportable) O caminar por la casa intentando ignorar los pisos de cemento desprolijos o evitando los yuyos gigantes del jardín… La lista a veces es interminable y se hace difícil cuando los números cambian de color o la salud nos juega una mala pasada y otra vez hay que remar contra la corriente.

Pero puede pasarnos a todas ¿no? A algunas más, a otras menos, pero seguro a cada una le tocó superar cañerías rotas, de esas que te llenan de humedad el alma ó sectores descascarados que te hacen doler el corazón ó malezas amenazantes que intentan lastimar a quienes queremos y entonces pensamos que no íbamos a poder…

¡Pero pudimos!

Puede ser que parecía imposible, que algunas veces casi no lo logramos ¡pero sí pudimos! Y dimos batalla y nos levantamos y volvimos a tomar carrera y elegimos mirar con más atención a los sectores lindos y pusimos los ojos en los estantes prolijitos o en los papeles con monigotes hechos con crayones y supimos que todo iba a estar bien. Que seguimos en carrera y que vale la pena.




No intento sonar deprimida, en realidad estoy muy feliz. Me encantaría tener muchas más soluciones de las que hoy alcanzo a contar, pero no puedo negar que estoy feliz. Feliz con lo que tengo y con lo que no.

Feliz de lo chiquito y lo grande que pudimos superar y feliz porque otra vez, gracias a Dios, me recordaron las cositas lindas que tiene la vida y volvemos a ver que no tenemos que ser perfectas, ni tener todo el oro del mundo para crear momentos felices ni nada, nada, nada más ¿Saben quién me lo recordó? Bueno, fue más una linda persona:

Revisando algunas lecturas de blogs me encontré con dos muchachas del mundo online que aprecio mucho, son sencillas, sinceras y me terminaron de alegrar estos días locos con palabras reales. Las invito a leerlas y a seguir superando obstáculos recordando lo valioso …porque ser feliz es otra cosa, porque Instagram o Facebook a veces nos quieren contar una historia de mundos perfectitos, pero es lindo saber que lo más bonito de nuestras vidas no siempre entra en una foto ¿no?

Por acá está Deb con otro de sus textos cambiaesquemas para darnos bastante que pensar (si tienen algo que decirle a su “yo adolescente” creo que estas palabras podrían ser lo que estaban necesitando) “Elogio de la mediocridad”

Y por acá está Maïder (aunque no seas emprendedora esto se aplica a todas las áreas de nuestras vidas, te lo aseguro) “Por qué la inseguridad es la mejor llamada a la acción de un emprendedor”.

Ahora me despido y las dejo con una invitación:
 
¡A recorrer la mini galería de productos de Proyecto Filigrana!



Por supuesto que todavía hay mucho trabajo por delante, no sólo en la galería de productos sno también ¡en todo! Les cuento que en algunas semanas más por fin tendremos nuestros ojitos súper contentos al entrar y pasear por cada rincón porque al diseño de este espacio ¡¡lo tocarán manos expertas, prolijas y profesionalísimas para transformarlo completamente!! Espero traerles novedades muuuuy pronto…

¡Besos! ¡A ser muy felices! Que la vida va demasiado rápido y no se olviden que...
 
¡¡TODAS PODEMOS!! 


Aclaro:
**Me encanta ♥ Instagram, no piensen que estoy de quejosa, pero es sólo que a veces necesito recordarme que hay vida más allá de las fotos perfectas ; )

***En cuanto terminé de escribir el renglón anterior (sí, ese que acaban de leer) me di cuenta que no podría publicar esta entrada inmediatamente porque... Terminé en la guardia de la clínica -nada complicado, ya pasó- Pero no me queda otra que seguir sorprendiéndome por las vueltas raras que tiene la vida y que nos ponen a prueba: terminé de tipear la teoría y, sin comerla ni beberla, ya tuve que poner todo en práctica ¡ufffff! Y sí, otra vez, al final ví que podía.

Más besos y ¡gracias por leerme!


 
3 comentarios
© Proyecto Filigrana